Conectate con nosotros

Noticias

Torazo en rodeo ajeno

El entrerriano Luciano Vicentin, fue clave en la obtención de la Copa de Alemania con su equipo VfB Friedrichshafen. El ex jugador de River marcó el punto que le dio el título a su club.

Por Gonzalo Cornago

La tensión era total en el estadio. El marcador indicaba 24-23 la pelota impulsada por el armador viajó hacia la punta: el brazo derecho de Luciano Vicentín, se hizo más largo aún el remate dio en el bloqueo y la pelota cayó fuera del campo de juego. El estadillo fue total. Casi con el mismo impulso con el que había saltado, Vicentín salió corriendo con el rostro desencajado para abrazarse con sus compañeros. Ese remate del entrerriano le acaba de dar el punto de campeonato y el Friedrichshafen era el nuevo campeón de la Copa de Alemania. Ese remate lo metía en la historia de un club cargado de gloria. El club más exitoso de la bundesliga

Fanático hincha de Boca y futbolero, prefiere ver un partido de fútbol antes que uno de vóley. Proveniente de una familia muy apegada al deporte, donde su papá Rubén y su madre Graciela, siempre acompañaron y apoyaron para que sus hijos practicaran deportes. Colaboradores incansables en las instituciones y acérrimos defensores de los clubes de barrios como Argentinos Juniors, donde Luciano se pasaba tardes enteras despuntando el vicio. Uno contra uno, o dos contra dos. Partidos a todo o nada cuya única recompensa era la gaseosa para el ganador del encuentro.

“Nosotros vivíamos enfrente al club, mis padres me cruzaban la calle y me pasaba todo el día en Argentinos Juniors. Siempre soñé con esto, pero no lo tomaba como un trabajo. Es más, pasaba más tiempo jugando al fútbol que al vóley y a los 16 años tuve que elegir y me decidí por el vóley porque ya había formado parte de los seleccionados y eso hizo que inclinara la balanza para ese lado”, cuenta Luciano.

Nacido en Paraná, comenzó a jugar voleibol en Argentinos Juniors, pasó por Estudiantes de Paraná antes de mudarse a Paracao y River. Jugó su primera Liga Argentina en la edición 2018-2019. Con la Selección disputó el Mundial U19 2017 y el Mundial U21 2019, para llegar finalmente al seleccionado mayor, su máximo objetivo y prioridad absoluta.

En comunicación telefónica con EntreDeportes desde Friedrichshafen ciudad alemana de unos 58 mil habitantes donde vive, cerca de las fronteras con Suiza y Austria Vicentín trata de asimilar todo lo que ha vivido “Recién estoy cayendo todo lo que vivimos con la obtención de la Copa de Alemania. Este es un torneo que organiza la federación entre los equipos de segunda y de primera. Nosotros por ser uno de los equipos más tradicionales ingresamos directamente a los octavos de final. A partir de las semifinales se sortean los rivales entre los equipos clasificados y nos tocó contra Berlín, que es el puntero de la Liga y no había perdido un solo partido en toda la temporada. Estaba invicto en Liga y en Champions donde se clasifico invicto para la fase final, le ganamos en un partidazo 3 a 2 y eso nos colocó como principales candidatos al título. La final es a partido único en estadio neutral, en esta ocasión fue en la ciudad de Mannheim, y nuestro rival fue el Nuremberg, un buen equipo al que pudimos derrotar en un duro partido por 3 a 1.

¿Qué significa este título en tu carrera?

Es sin duda el título que mas disfrute y más presión tuve. El VfB Friedrichshafen es el equipo que más titulo tiene en Alemania y esas presión se siente. Al estar en estas instituciones con tanta historia, todo lo que jugás, tenés que ganarlo o por lo menos estar en las definiciones. En este caso éramos favoritos y esa presión de parte del club, la gente, la prensa se siente. En él momento que convertí el tanto que nos dio el título, sentí que me saque mil kilos de encima. Yo nunca había sentido eso. Había escuchado a otros deportistas contar esas sensaciones, pero yo nunca las había vivido. Ser parte de la historia de un club tan tradicional al haber logrado este título, es lo más lindo que me ha pasado en mi corta carrera.

¿Cómo manejaste esa presión con la cual no estabas acostumbrado a convivir?

No fue nada fácil. Empecé a sentirme diferente una semana antes de la final, cuando empezamos a preparar el partido. Se me hacia complicado poder dormir, me despertaba de noche pensando en el partido, sentir los nervios de jugar una instancia decisiva y con los chicos hablábamos todo el día de lo mismo. En el momento del partido no lo pude disfrutar, no era consciente de lo que jugaba ni dónde estaba. Después de dos o tres días de haber conseguido el título vas cayendo. Me puse a ver de nuevo el partido varias veces. En ese momento parecía insensible, como que no demostraba o me expresaba mucho, porque estas tan concentrado que no manifestás nada. Pero ahora que pasaron los días me doy cuenta que fue algo hermoso, pero al otro día ya tenés que dar vuelta la página y enfocarte en el próximo objetivo. Ya el fin de semana tenemos que jugar los cuartos de final de los play off de la Liga y es una sensación rara porque casi no te da tiempo de saborear bien este título.

“Yo soy toro en mi rodeo Y torazo en rodeo ajeno; Siempre me tuve por güeno Y si me quieren probar, Salgan otros a cantar Y veremos quién es menos“, dice José Hernández en el Martin Fierro. Con tan solo 22 años, Luciano Vicentín demostró que pude ser toro en su rodeo y también torazo en rodeo ajeno.

META IND
FM deportes
ORIGINAL

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Noticias