Conectate con nosotros

Fútbol

Un vuelo a la gloria

Todo parecía derrumbarse. La ilusión del Halcón de Varela, se esfumaba de golpe. No había nadie más preparado que Unsain para enfrentar esa situación.

Iban cinco minutos del alargue al que Defensa y Justicia había accedido de manera agónica frente a Palmeiras, cuando Ezequiel Unsain le comete una infracción a Roy, que determina el penal para que el equipo brasileño se quede con la Recopa Sudamericana. Todo parecía derrumbarse. La ilusión del Halcón de Varela, se esfumaba de golpe. El estadio Mané Garrincha en Brasilia vería coronarse al equipo local.

El desafío que estaba por delante, necesitaba de alguien mentalmente preparado para superar todas las adversidades. Alguien que confíe a muerte en sus condiciones. Alguien que sea capaz de soportar estar un año sin atajar por una lesión, cuando recién estaba tratando de ganarse un lugar en Primera División. No había nadie más preparado que Unsain para enfrentar esa situación y con esa convicción voló para tapar el disparo de Gustavo Gómez y extender la definición a los tiros desde el punto de penal.

Cuando el 23 de febrero de 2017 Ezequiel Unsain realizó su primer entrenamiento en el club de Varela, jamás pensó todo lo que iba a vivir en la institución. Llegaba como una apuesta luego de haber disputado algunos encuentros en Newell’s, donde en 2016 había sufrido aquella lesión en la mandíbula, luego de chocar con Carlos Tévez, que lo alejó un año de los campos de juego. “De arranque mostró su personalidad. Su carácter. Llamaba la atención en cada entrenamiento cuando atajaba para los suplentes. Alguien recontra profesional, solo basta ver su desarrollo físico de 2017 a hoy para darse cuenta todo el trabajo que ha realizado. Un capitán ejemplar y no solo dentro de la cancha; tiene mucha ascendencia en el plantel. Ya en 2018, cuando estaba Jonás Gutiérrez, entre Ezequiel y Barboza marcaban el camino de todo el plantel. Un equipo tranquilo, sin conflicto dentro ni fuera del campo de juego. La idea de la dirigencia es que marque el camino a todos los que llegan. Un tipo con una calidad y calidez humana tremenda. Son personas con las que podes hablar en profundidad y con una sinceridad poco frecuente en el ambiente” marca Sebastián Purgart, periodista que conoce cada rincón del club de Florencio Varela.

El día que llegó a Defensa y Justicia

“Unsain es muy abierto al diálogo con la prensa, muchas veces hasta con mensaje personales; cuando no está en su mejor nivel, el reconoce y agradece la crítica. Encuentra en el club apoyo muy difícil en otro lugar, en esta temporada quizás sea donde le ha tocado tener más errores y de todas maneras él lo acepta y siempre retribuye al apoyo. Es lejos de las personas más querida en el club. Muchas veces hay ídolos que son inalcanzables, y eso no sucede con él. Se hace querer mucho con los hinchas, los dirigentes, sus compañeros. Siempre preocupado por situaciones sociales, siempre atento en lo que pueda colaborar. Muchas veces ayuda sin que se haga público. Ante cualquier situación en la ciudad, él se encarga de comprometer al plantel. Siempre tiene una palabra de apoyo a los chicos que son arqueros, porque quieren ser como él. Desde hace un año y medio está latente una venta. Vino a buscarlo el Montpelier, francés, pero el club le pidió que se quede y él se quedo a enfrentar estos desafíos. Es inminente su salida, necesita despegar, probarse en otro lado. Entre los hinchas ya está aceptado y ya todos piensan en una vuelta, para que el haga lo que quiera acá en el club” concluye, casi con nostalgia, Sebastián Purgart.

Unsain padre e hijo

Si hay alguien que formó a Unsain para hacerse dueño del arco, ese fue su papá José Luis, quien llegó a atajar en las inferiores de Almagro y lo hizo un apasionado del puesto. Como todo padre buscaba lo mejor para su hijo y lo veía un poco lento para jugar de 9, entonces lo convenció que su futuro estaría bajo los tres palos. No se conformó solo con eso. Le dedicó horas y horas, durante todos los días, para sacar lo mejor de sí mismo.

“La personalidad es fundamental para entender que los errores son parte de este deporte. El arquero tiene que ser una fuente de confianza, hay que aprender a convivir con el error. Respondo a un estilo de juego, no se trata de querer jugar lindo el jugar por abajo. Es parte de una convicción: con esa toma de riesgos, podemos sacar rédito y lastimar al rival. Yo no salgo jugando para intentar demostrar que puedo hacerlo, lo hago porque le conviene a mi equipo. A nadie le gusta equivocarse, sobre todo, en el fútbol argentino, que es exitista. El error está tremendamente condenado. Los mejores se equivocan”, expresó en una entrevista Unsain, quien nació en la localidad entrerriana de Alcaraz, de 3500 habitantes, ubicada al norte de la provincia de Entre Ríos, perteneciente al departamento La Paz, a 100 kilómetros de la capital de la provincia.

Ezequiel y su mamá

Allí su padre José Luis era camionero y mamá Silvina tenía la verdulería La Imperial. Cuando con 12 años Ezequiel ya se destacaba en Unión Fútbol Club de Alcaraz, su club, apareció la posibilidad de ir a Newell’s, sus padres no dudaron en poner un carrito con venta de choripán para intentar solventar los gastos. Sabían que su hijo iba a responder con responsabilidad y dedicación. Siempre fue de los mejores alumnos en la escuela primaria N° 22 Chacabuco y en sus comienzos del secundario en Tratado de Alcaraz. Una persona muy aplicada, estructurada, responsable, al igual que sus hermanos Amílcar y Nicolás. Fue abanderado en el colegio ya viviendo en la pensión de Newell’s. Padres muy presentes que acompañaron cada paso que daba su hijo.

Ezequiel y sus hermanos Amilcar y Nicolas

Ezequiel nunca se olvida de su pueblo y permanentemente hace aportes en el club, como también colabora con un asilo de ancianos. Siempre que se lo solicitan, manda videos para las instituciones que lo necesitan. No deja ningún mensaje sin contestar en sus redes sociales. Su pueblo, orgulloso, lo retribuye con murales que uno pude encontrarse a cada paso.

Lee, estudia, habla como un catedrático y, sobre todo, piensa. Lo que seguramente jamás imagino Ezequiel Unsain en aquellas interminables tardes en el terreno baldío al costado de su casa, en Alcaraz, donde en un arco rodeado de bosta de caballo su papá le enseñaba los secretos del puesto, es que llegaría a la cima del continente. En la ya histórica definición, le atajó el penal a Luiz Adriano, para ser campeón de la Recopa. El suyo fue un vuelo directo a la Gloria.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Fútbol